"Si la inspiración no viene a mí salgo a su encuentro, a la mitad del camino". Sigmund Freud

jueves, 23 de junio de 2011

¡Un GPS a la derecha, por favor!

Soy una persona desorientada.

Me refiero a que si me llevan con los ojos vendados en un auto y en determinado momento me bajan en una esquina, y me quitan la venda de los ojos, las probabilidades de que me abrace a un semáforo a llorar son del 99,9 %.
¿Qué? Son cosas que pasan todos los días no me diga que no. Es una situación de lo más real.

El tema es que ni con una brújula en la mano me ubico, creo que de hecho sería más desastroso aún.
¿Cree que exagero? He aquí la prueba:
Hace muchos años, estuve en un pequeñísimo pueblo de la provincia de Buenos Aires, yo iba a cargo de un grupo de adolescentes y tuve que salir el primer día a reconocer el terreno. Ja...¡a reconocer!

A ver si me entiende. Estamos hablando de un típico pueblito, de esos diagramados especialmente. La plaza en el centro, al frente la iglesia, la comisaría y la municipalidad. Diez cuadras por diez cuadras. Listo, se acabó el pueblo.

A las dos horas y media, me salieron a buscar. Y me encontraron...

...en la plaza, en frente de la iglesia, la comisaría y la municipalidad. Parada arriba de mi mapa, tratando de descifrar para qué lado tenía que caminar para volver al punto de donde había salido.

Fue una humillación absoluta, porque no contentos con las bromas en el momento del encuentro, una vez que nos reunimos con el resto del grupo (si, claro, todos lo supieron) se encargaron de recordármelo en cada ocasión que encontraron... que fueron básicamente todas hasta el día de la vuelta. Por supuesto, mi autoridad quedó sepultada bajo el monumento de la plaza, en frente de la iglesia, la comisaría y la municipalidad.

Pero hay una extraña excepción a esta regla de desorientación absoluta.
En las únicas zonas en las que me ubico a la per-fec-ción es en las que me he desenvuelto laboralmente. Tengo que aclararle -porque probablemente usted no lo sepa- que yo me he desenvuelto laboralmente en muchos y muy variados lugares. Porque he trabajado de tantas pero tantas cosas, que podría escribir otro post, o varios más, contándole sobre mi pasado ocupacional. Si, si, planeo hacerlo, descuide.

Y resulta que en esas zonas (reducidas eh?) me muevo como pez en el agua. Sé perfectamente en dónde me encuentro, hacia donde ir, cómo volver al punto de salida, y si de casualidad me encuentro con algún turista desorientado parezco la porteña con más calle de esta ciudad.
Son algo así como "islotes de capacidad orientativa"...qué se yo. No le encuentro explicación alguna a que una característica que no poseo, aparezca súbitamente en ciertas zonas geográficas, para desaparecer con igual rapidez una vez que me alejo de ellas.

Es un fenómeno que realmente me llama la atención, y siempre me pregunté a qué se debería...¿alguna idea?

24 comentarios:

LA NOVIA dijo...

Ojos vendados??? Yo me desoriento viendo todo el camino!!!! Estoy en el living de mi casa y digo "Ya sabés, justo enfrente al parque..." mientras señalo para la cancha que queda exactamente del otro lado...
Y, vaya curiosidad, si me pregunta como llegar a villacastro (barrio porteño recientemente descubierto por mí, porque me llevaron a un asado y no tengo la más puta de donde queda...) sé exactamente que colectivo tomar...
Si, son exactamente como islotes de lucidez orientativa... Y no tengo ni idea... oiga, la que estudió para saber eso es usté!!!!!
Y otra vez me puse a hablar yo licenciada, cuanto le debo???

Dany dijo...

Mire, yo le tengo algo de temor. Pero me atrevería a decirle que su orientación funciona con la obligación y no con la diversión.
No dije nada....no dije nada....no dije nada.

Carugo dijo...

A mi juicio (que es pobre, aclaremos) usted no debería angustiarse pues lo que le pasa es común a mucha gente, entre la que me incluyo.
Es simple manejarse con soltura en los lugares que uno frecuenta pero orientarse en pueblo nuevo por más que esté diseñado con la más pura geometría euclidiana o en una ciudad tan enorme como Buenos Aires con 12.000.000 de habitantes y 4.000 km2 es casi imposible.


Le mando un beso





Perdón, por dónde es la salida de este blog?

Viejex dijo...

Bugman tiene un método infalible para que usted adquiera la capacidad que le falta. Y és baratísimo: sólo se requiere un rollo de papel higiénico y una lata de atún. Si supera la prueba que el método trae implícita, adquirirá toda clase de nociones de supervivencia. Si no la supera sólo adquirirá la noción de orientación: sabrá exactamente en que lugar yacen sus restos.

Marialauchi dijo...

licenciada, mi problema es la lateralidad: a veces no distingo la derecha de la izquierda... es peor que lo suyo no???

(se lo dejo para que se consuele)

Yoni Bigud dijo...

La solución del misterio que plantea es muy senicilla: Ocurre que en esos islotes usted tampoco se orienta, simplemente repite comportamientos. Es una mezcla de memoria y costumbre.

De nada.

Un saludo.

Any dijo...

Es preocupante si. Atribuiría esa capacidad orientativa vaivén a algún fenómeno de índole paranormal (porque no se me ocurre otra cosa y/o porque está bueno agregarle un touch de misterio a la situación)
Yo ni islotes siquiera, nada, floto a la deriva y le ruego a los dioses.
salu2

Pablo dijo...

Perdone que la corrija, pero su autoridad está sepultada bajo el monumento de la plaza, pero al costado de la Iglesia. La policía está 2 cuadras más abajo y la municipalidad como a 2 kilómetros. No se ponga así. ¡No se vaya llorand...!

¡EL SEMÁFORO ESTÁ PARA EL OTRO LADO!

Ouchurus dijo...

LA NOVIA: en la facultad de esto nunca me hablaron...sí de los "islotes de capacidad" en patologías como el autismo, a lo Rainman, que le decís el día de tu cumpleaños y al toque te tira "naciste un jueves"...

Pero de eso yo no tengo nada...más bien tengo continentes de ignorancia.
Un saludo

Dany: me tiene temor a mi?!! No m'hijo, venga que no muerdo.

No está nada mal su interpretación eh? Solo me preocupa que una vez yendo a una fiesta en San Telmo, terminé en Barrancas...
será que en realidad no sé divertirme???
Uh! ya me complicó más la vida!

Carugo, que empático lo suyo, le agradezco. Dicen que mal de muchos...
Igual, no es que llegue a angustiarme eh? Un poquito me frustra pero nada más.
Para salir agarre acá derecho y se fija en el planito que pegué en la pared, si? vaya siguiendo las flechas flúo que puse en el suelo no hay cómo errarle...

Ouchurus dijo...

Viejex, ¿WTF? No tengo la menor idea de lo que está hablando, estoy perdidísima, desorientada. ¿que quiere,volverme loca?
¡Explíquese hombre!¡No me deje así!

Marialauchi, ¡uh, la lateralidad!Mi hija de 4 años ya reconoce la izquierda y la derecha, y yo todavía hago la prueba mental (y a veces con mímica) para recordar con qué mano escribo...si, ya sé, bastante lamentable no?

Yoni, usted me quiere decir que en esas circunstancias en las que me creía tan orientada tampoco lo soy? Bueno, no sé exactamente qué es lo que debería agradecerle...

Venimos mal últimamente no? ;)

Any, estoy empezando a concluir que es una cuestión del género femenino en general (y de Carugo en particular)."Capacidad orientativa vaivén", me encantó el nombre!¿Usted cree que en esas oportunidades estaré algo así como poseída? deje, ni me cuente, que se me erizan los pelos.
un saludo

Pablo, claaaro, hágase el canchero nomas, como usted viene con gps incorporado...así cualquiera!

Pablo

Ouchurus dijo...

Oiga, devuélvame un Pablo que se me escapó! (ni pensaba volver a escribir tooodo de vuelta, no sea meticuloso que nadie se dió cuenta)

Viejex dijo...

Ya no recuerdo cuando fué que lo sugirió, pero fue para la época de este artículo del sr F

Viejex dijo...

donde dice "fué" léase "fue".
Y 13, Bigud...

Sir Lothar Mambetta dijo...

Me hizo acordar de ese refrán que reza "Nadie es profeta en su tierra... y menos si se pierde y no vuelve".

Con respecto a los sentidos de orientación selectivos, a mí me pasa que algunas noches no puedo volver a casa si no estoy borracho. Y encima, nunca recuerdo cómo lo hice. ¿Cree que mi subconsciente está intentando que no sepa dónde vivo?

Un beso, licenciada.

Ouchurus dijo...

Mambetta, ¡que casualidad!Justo anoche hablábamos con mi marido (parrillada y tragos de por medio...qué linda es la vida!) de este tema que usted menciona...y yo recordaba épocas de "cama voladora" (ubica el fenómeno?).

Dígale a su subconciente que cuando ande por estos pagos lo invitamos a unos tragos con nosotros y nos perdemos todos juntos después...alguien nos encontrará...no?

un saludo

Sir Lothar Mambetta dijo...

Ahora el desorientado soy yo con respecto al tema de la cama voladora.

Acepto. Será el año que viene.

Un beso.

Ouchurus dijo...

Mambetta, estoy segura de que conoce el fenómeno pero con otro nombre...
El fenómeno de "cama voladora" es lo que ocurre luego de haber tomado suficiente alcohol como para reírse intempestivamente y balancearse un poco, pero no tanto como para perder pie... después del "cómo te quiero amiga!!" pero antes de llegar a retornar al mundo de los vivos todo el alcohol ingerido (y capaz que la cena del día)...
Y uno llega a su cuarto generalmente a oscuras (porque no va a intentar encontrar la luz, o porque tiene -en mi caso- una hermana mayor durmiendo que no mantendrá en secreto nuestro estado a la mañana siguiente), se desviste como puede, se pone el piyama (si es que)y se arroja en la cama. Listo, uno dejó de moverse, y lo que empieza a moverse es todo el resto del universo, agarrarse de los bordes de la cama no impiden que se parezca al zamba, y empezás a lamentar las últimas tres cervezas...
ESO es cama voladora.

no, de nada. Cuando guste.

Sir Lothar Mambetta dijo...

Aaah... Muchas gracias. Es lo que en mi familia llamamos "una noche cualquiera".

Otro beso.

Anavril dijo...

Como la entiendo!
YO me pierdo en mi propio baño.
Con especto a la ubicacion laboral, es verdad, yo me ubico y soy como un pez en el agua de esa zona hasta....un año despues. Sep, una vez que no frecuento el lugar voy perdiendo nocion hasta que quedo en la nebulosa nuevamente...me suena...me suena... pero nada.

Y mas de una vez le indique la direccion equivocada a algun desorientado que tuvo la desfortuna de consultarme a mi....por eso no suelo preguntar...

Salir del subte? seguro que agarro para el otro lado y si me cambian los negocios de la esquina o algun edificio vuelvo a fojas cero.

Estoy a dos pasos de la agorafobia, aviso.

Ouchurus dijo...

Anavril, le hago una confesión: en mi adolescencia, cuando algún transeúnte me preguntaba una dirección, como me daba vergüenza decir que no sabía, le decía cualquier cosa. ¡Terrible maldad! Pero la verdad no tenía demasiada conciencia de que lo estaba mandando a la miércoles...bah, no tenía demasiada conciencia en general, a decir verdad!
Lo que me habrán puteado!

un saludo!

Bugman dijo...

El GPS es una artefacto de increíble utilidad. Ahora que tengo uno en el telefonito, me pierdo con una exactitud envidiable.

Ouchurus dijo...

Bugman, un GPS! Qué invento tan práctico!
El problema sería que pararme arriba del aparatito...mhmmm, no...no me duraría.

un saludo

Uncle Leo dijo...

a mi me dicen "rastreador apache"
será de familia, nomas...y gracias por avisar del blog, que se leer coño, y que nos vemos día por medio!!!

Ouchurus dijo...

Rastreador apache???
Me lo va a tener que explicar...porque ando medio perdida.
Tiempo que no veia esa caripela Uncle Leo!Bienvenida!